Mi familia es prostitutas campos concentración

mi familia es prostitutas campos concentración

No recuerdo la cara del primer varón prostituyente, ni qué me hizo. Sólo recuerdo cuando volví a ducharme, ya sola, en un hotel familiar. Lloraba bajo la ducha. Me había dado cuenta de que para tener ese baño y esa comida caliente tenía que volver a pasar por lo que había pasado un rato antes.

Y como no tenía un fiolo para arreglar la coima con la policía, me dejaban adentro. Un día, salí del calabozo y compré el diario para buscar trabajo, y encontré un aviso que decía: Le dije al hombre que no sabía ser camarera pero que iba a aprender. Al día siguiente, muy temprano, llegué a Aeroparque. Cuando llegué, un remisero me llevó a mi nuevo trabajo. Estaba en un prostíbulo de Las Casitas, un barrio entero de Santa Cruz en donde hay uno al lado del otro.

Había otras 10 chicas, todas de 16 o 17 años, como yo. Estaban en cinco habitaciones, a las que hoy llamo "cuartos celda". En la misma habitación en la que dormíamos teníamos que hacer los pases. Quiero ser clara con las palabras, porque "pase" suena a "bienvenido, pase": Y una mujer prostituida puede hacer 30 pases por noche. Para sobrevivir en este campo de concentración, tenés que separar tu cabeza de tu cuerpo.

Yo pensaba en un rico asado, en un helado. Las putas que tienen hijos piensan en ellos: Esto se lo digo a quienes quieren reglamentar esta violencia como trabajo. Uno de los trabajos sexuales, entre comillas, que le hacen hacer a una mujer prostituida se llama bautismo, fijate qué bonito nombre. Al cuarto día de mi llegada, cerraron el lugar y me quedé sola. Le pregunté a Marta, la traficante que regenteaba el lugar, qué pasaba y me dijo: Esta mujer tenía un perro adiestrado muy grande, siempre llevaba un revólver en la cintura.

Yo era, en la jerga, "la carne nueva". Eran 25 hombres de todas las edades. Todos pasaron por mí, no una sino 3 veces cada uno, anal vaginal y bucalmente. Eso es un bautismo: Estuve dos semanas internada, estaba muy lastimada. Esos doctores y esas enfermeras sabían de dónde venía y qué me había pasado. Volvieron a buscarme y me llevaron de vuelta al prostíbulo. Me escapé pero todavía no recuerdo cómo.

Sólo recuerdo cuando volví a verme en la plaza. Y ahí entré en un shock emocional profundo y empecé a liberarme de la prostitución. No lo haces porque, si te miras fijamente, no vas a poder tolerar lo que han hecho contigo. Tuve que recuperar mi cuerpo, habitarlo. Tuve que reconocer que la vergüenza que sentía no me pertenecía a mí sino a los miles de varones prostituyentes que me pasaron por encima.

Le pertenecía también a la sociedad, por mirar para otro lado y al Estado, que es el primer proxeneta, el primero que viola tus derechos. Y lo digo porque creo que si mis padres hubieran tenido un salario digno y yo una buena educación, no habría sido puta.

Tuve que entender que ninguna mujer nace para puta, te hacen puta cuando abusan de tu vulnerabilidad. Cuando era puta tuve cinco abortos. Ahora tengo un hijo de 21 años, que nació después de dejar la prostitución.

Tenía muchos rulos, le decían Tarantini. Sigue traficando mujeres y hoy es millonario. Que les enseñen a disfrutar desde la no violencia. Que el varón que va a debutar con una puta no la pasa bien, y la puta tampoco. Hay que deconstruir esa masculinidad, porque los que van de putas son nuestros maridos, nuestros hermanos, nuestros políticos, nuestros padres. Cuando dicen trabajadora sexual, maquillan la violencia porque la palabra "trabajo", dignifica.

Cuando decís "mujer en situación de prostitución", suena suavecito, como un lugar de paso. Share on Google Plus. La violencia llamó a la puerta de su casa, y de muchas otras, con el golpe militar de Francisco Franco.

El alzamiento militar a las órdenes de Francisco Franco se extiende desde Marruecos a la Península. El golpe triunfa ya en Galicia, León y partes de Andalucía y los militares rebeldes obtienen ayuda militar de los dirigentes fascistas Hitler y Mussolini. La agitación del golpe coge a la madre de Elsa, Felisa Bailo, viviendo en su pueblo natal, Leciñena, situado a 25 kilómetros de Zaragoza. Mientras, a cientos de kilómetros, su padre, Manuel Osaba, hacía su vida en Ampuero, un pueblo de Cantabria.

Las tropas franquistas llegan al pueblo de Leciñena. No importaba si estaban embarazadas para violarlas, arrastrarlas y matarlas.

Mi madre recuerda a una prima lejana que, en esas condiciones, la tiraron a un pozo cuando todavía estaba viva. La familia de Elsa Osaba huye de los bombardeos y llega a Barcelona buscando refugio. Las tropas de Mussolini se suman a las franquistas en la batalla en Guadalajara.

Se lanzan fuertes ataques aéreos en el norte. Guernica es destruida por la Legión Cóndor alemana. Al llegar el invierno, Japón reconoce oficialmente a Franco.

En la primavera del 38, la aviación franquista bombardea Barcelona. Portugal reconoce el gobierno de Franco. Con la llegada del verano, el Comité de No Intervención aprueba el plan para la retirada de las Brigadas Internacionales. Comienza la batalla del Ebro. El pelo de Elsa brilla con la luz de la seis de la tarde en la Puerta de Sol. Al narrar la batalla del Ebro, su cara refleja la amargura con la que la vivió su padre, como si lo pudiéramos ver a él través de sus ojos.

De este modo, se convirtió en sargento del Tercer grupo de obuses Krupp de artillería. Su nombramiento de teniente no llegó a tiempo en el final de la Guerra. Al perder esta batalla, tiene que replegarse a Cataluña lo que le causa una gran frustración.

Tras los intensos bombardeos de Barcelona, se dirige hacia la frontera, dónde, junto a su grupo, protegieron a la población civil. Cerró frontera entregando las armas. Mujeres Libres solicita sin éxito que se le reconozca como figura oficial del movimiento libertario. Las tropas de Franco atacan toda Cataluña. La Retirada se emprende después de la marcha de los brigadistas en noviembre de Entonces no prestaba atención. No me di cuenta de que sus recuerdos transmitían el trauma del vencido, el idealista libertario, perseguidor de la justicia, soñador de un mundo sin desigualdades y que sufre por no haberlas conseguido Manuel Osaba, al igual que miles de soldados españoles, es conducido al campo de concentración francés Saint-Cyprien.

La Retirada se masifica. Al llegar los agrupan en el campo de concentración de Argélès sur Mer: Cuando pierden la guerra, los franceses los recogen bajo el estigma de 'les indésirables'. Después de un prolongado silencio, Elsa añade: Francisco Bailo, un año después de abandonar Mauthausen.

Primero, lo recluyen en el campo de castigo Le Vernet para después pasar a la Ligne Maginot, lo que iba a ser la contención armada ante cualquier invasión germana.

Con la derrota ante los alemanes fue trasladado a Stalag XI-A, campo de prisioneros germano, en Altengrabow. Después, fue conducido en un convoy de prisioneros al primer campo de trabajo y exterminio construido en Austria: A mi tío le correspondió el 4.

Era pleno invierno y el frío podía alcanzar hasta los 35 grados bajo cero. Comían sopa de nabos, peladuras de patatas y algo de pan duro, muchas veces en mal estado. A veces, también un poco de cebo. Tumba de Francisco Bailo con las placas de deportado. Elsa Osaba hace mención a los experimentos humanos del castillo de Hartheim donde asesinaron a españoles. Y después, los experimentos: Él alzó la voz para denunciar todo esto que hacían y le echaron los perros encima.

Sólo fueron juzgados 21 hombres y tres mujeres. Su guerra terminó en Las Ardenas, cayó en una oquedad de nieve y hielo. Varios compañeros murieron congelados. Por liberar las tierras de las fuerzas nazis, fue considerado héroe de guerra, recibió medallas y fue abanderado de l'Isère.

Cuando falleció en , su féretro fue cubierto con la bandera francesa. Con sólo 13 años, se le considera adulto y lo separan de su madre para ingresarlo en el campo de concentración de Saint-Cyprien. El gobierno de Francia se fija como objetivo descongestionar los campos de internamiento, recurre a la promulgación de un decreto que obligaba a los recluidos a hacer trabajos, bien fuese en la agricultura o la industria. La abuela de Elsa Osaba se enfermó y su madre, Felisa Bailo, debió asumir el trabajo de las dos.

Se le agrietaban las manos y sangraba al ordeñar También tenían que elaborar los famosos quesos de Gruyère y Tomme de Savoie, tan grandes como ruedas de carro de unos 15 kilos.

Mi familia es prostitutas campos concentración -

No me di cuenta de que sus recuerdos transmitían el trauma del prostitutas callejeras latinas prostitutas lerida, el idealista libertario, perseguidor de la justicia, soñador de un mundo sin desigualdades y que sufre por no haberlas conseguido Él asistió a mi abuela moribunda. Mientras que al prosituyente no se le reconoce, la sociedad les mi familia es prostitutas campos concentración porque son nuestros padres, hermanos, hijos y primos", sentencia. Huían del levantamiento militar franquista. En ella, los verdugos tomaron los cuerpos de sus víctimas para expresar su frialdad, su ferocidad y su odio, y esos cuerpos se convirtieron en significantes de un sufrimiento casi inimaginable y de una congoja, de una pena tal, que el espíritu que habitaba bajo su piel apenas podía resistir. Con ella recién nacida se produce el reencuentro de los cuatro hermanos tíos maternos de Elsa. Armengou, Montse y Ricard Belis. Supongo que mi altura les irritaba porque perturbaba la simetría, la perfecta armonía del mundo que habían creado Y así, muchas mujeres perecieron en el genocidio nazi simplemente por su ascendencia judía o por haber nacido en un hogar judío Goldenberg Pero el hambre las acechaba permanentemente. Como todos foro de prostitutas videos porno prostitutas españoles, se sentía traicionado por los Aliados, que no terminaron con el fascismo de Franco. Guernica es destruida por la Legión Cóndor alemana. Neus Català, que reside actualmente en Rubí Barcelona ; Conchita Ramos, en Toulouse, ciudad en la que ha vivido siempre, aunque nació en Cataluña, y Lise London, en París, una mujer francesa de padres aragoneses y con profundas raíces en nuestro país. Y así la joven y optimista Lily es molida a golpes por su kapo, que siente celos de esta niña bonita.

Porque a quién le importa una puta. Pero las mujeres que ejercen la prostitución necesitan contarse esa mentira. Necesitan decirse que son ellas las que eligen, las que ponen el precio, las que son libres de entrar o salir cuando les apetece…. Y se lo dicen para no sentir dolor, para negar la tortura de la que son víctimas.

Yo también me sostenía diciéndome a mí misma que era una trabajadora sexual. Y me di cuenta de que yo no vendía nada, porque nada era mío. Aun después de muerta te siguen explotando. Lo primero que hace es romper tu identidad y convertirte en un objeto de uso y abuso. Empezando por tu cuerpo.

Un cuerpo es un todo, pero sin embargo una puta sólo tiene boca, vagina y ano. Una puta no tiene clientes, porque no es un banco ni una tienda. Los que van de putas son "prostituidores". Nuestros maridos, nuestros hermanos, nuestros jueces, nuestros políticos, nuestros sacerdotes… Todo tipo de hombres. Cuando eres puta, tu cuerpo no te pertenece, ni siquiera después de muerta". Sí, tengo un hijo de 21 años que nació años después de que dejara la prostitución.

Cuando era puta lo que tuve fue cinco abortos. Pero trabajo para que esa rabia sea combustible para seguir peleando y pensando en la sociedad. Esa rabia hace que yo no sea una mujer conformista. Y por eso lucho con todas mis fuerzas contra esa violencia que es la prostitución. Hay que educar a los niños contra la prostitución en los colegios, en primaria y en secundaria, en las universidades… Sólo así conseguiremos que los niños no se conviertan el día de mañana en prostituidores y que a las niñas no las conviertan en putas.

En primer lugar nuestros gobernantes. Una puta es el resultado de las políticas de quienes nos gobiernan. Si se cumpliera con el derecho a una vivienda, a la salud o a un trabajo, no habría prostitución. Si una mujer tuviera esos derechos, no sería puta. Las agencias internacionales como el Banco Mundial que insisten en calificar a las putas como trabajadoras sexuales.

Primero, lo recluyen en el campo de castigo Le Vernet para después pasar a la Ligne Maginot, lo que iba a ser la contención armada ante cualquier invasión germana. Con la derrota ante los alemanes fue trasladado a Stalag XI-A, campo de prisioneros germano, en Altengrabow.

Después, fue conducido en un convoy de prisioneros al primer campo de trabajo y exterminio construido en Austria: A mi tío le correspondió el 4. Era pleno invierno y el frío podía alcanzar hasta los 35 grados bajo cero. Comían sopa de nabos, peladuras de patatas y algo de pan duro, muchas veces en mal estado. A veces, también un poco de cebo. Tumba de Francisco Bailo con las placas de deportado. Elsa Osaba hace mención a los experimentos humanos del castillo de Hartheim donde asesinaron a españoles.

Y después, los experimentos: Él alzó la voz para denunciar todo esto que hacían y le echaron los perros encima. Sólo fueron juzgados 21 hombres y tres mujeres. Su guerra terminó en Las Ardenas, cayó en una oquedad de nieve y hielo. Varios compañeros murieron congelados. Por liberar las tierras de las fuerzas nazis, fue considerado héroe de guerra, recibió medallas y fue abanderado de l'Isère.

Cuando falleció en , su féretro fue cubierto con la bandera francesa. Con sólo 13 años, se le considera adulto y lo separan de su madre para ingresarlo en el campo de concentración de Saint-Cyprien. El gobierno de Francia se fija como objetivo descongestionar los campos de internamiento, recurre a la promulgación de un decreto que obligaba a los recluidos a hacer trabajos, bien fuese en la agricultura o la industria.

La abuela de Elsa Osaba se enfermó y su madre, Felisa Bailo, debió asumir el trabajo de las dos. Se le agrietaban las manos y sangraba al ordeñar También tenían que elaborar los famosos quesos de Gruyère y Tomme de Savoie, tan grandes como ruedas de carro de unos 15 kilos.

La abuela de Elsa Osaba es ingresada a finales de marzo de en el Hospital de Albertville. Manuel Osaba también estaba en aquel hospital. Él asistió a mi abuela moribunda. Los españoles también formaron parte del ejército francés por su experiencia en la Guerra Civil. Con ella recién nacida se produce el reencuentro de los cuatro hermanos tíos maternos de Elsa.

Como todos los españoles, se sentía traicionado por los Aliados, que no terminaron con el fascismo de Franco. Después, Pascual, mutilado y apenas salido del hospital. Lo trajeron las enfermeras de la Cruz Roja.

José continuó su lucha antifascista. Sustrae armas a los aliados para pasarlas a España. Lo detienen cuando conducía a Girona. Consiguió escapar en El padre de Elsa trabajaba en la empresa suiza de calzado Bally. Tres días después me confirmaron. Soy atea pero me siento orgullosa de los clérigos que se solidarizaron con mi familia.

Teníamos que protegernos ya que la Iglesia española era colaboradora del franquismo. Poco después de retornar, la familia de Osaba tuvo que volver a exiliarse. Les juré que si algo les pasaba a mis padres, me vengaría. Tuvieron que exiliarse de nuevo. Su jubilación fue un continuo paseo por los hospitales y operaciones. El PSOE, su partido, lo ninguneó. El militante de los años de honrados fue ninguneado por esos cachorros que rozaban el poder.

La historia que toca a los españoles refugiados en Francia me hierve la sangre. Y no sé cual es mi pertenencia. Mi hija dice que muto cuando cruzo la frontera. El hijo de Elsa Osaba -izquierda- posa junto su tío segundo Pascual Bailo. Me acosaban, se burlaban de mi, me llamaban Napoleón o Pasionaria y no entendía el por qué Finalmente, tuve que interrumpir mis estudios y marcharme con 17 años a pasar varios meses a casa de mis tíos en Francia.

Por ellos viajé a Buenos Aires a declarar los crímenes del franquismo, la violencia del exilio y el terror nazi en la deportación. Pasar al contenido principal. Informes y cifras Feminicidio. Prostitución y trata Maltrato y violencia sexual Pederastia Violencia institucional. Feminismo jurídico Derechos sexuales y reproductivos Economía feminista. Mujeres activistas Debate feminista. Arte y feminismo Artistas y obras.

mi familia es prostitutas campos concentración