Prostitutas pagina prostitutas celestina

prostitutas pagina prostitutas celestina

Al parecer cuenta con numerosos clientes; un señalamiento de esto es cuando se encuentra con Crito, un cliente de hace tiempo. Es despreocupada ante lo que pasa a su alrededor y de lo que no sea placentero; no le preocupa ni su pasado, ni su futuro.

Un ejemplo de esto es cuando Celestina le reclama que ya es momento de consiga otro oficio para poderse mantener cuando la edad la venza Es manipulada por Celestina, por lo que crea una dependencia total hacia ella, tanto así, que se crea una especie de vínculo familiar.

A la muerte de Celestina, Elicia tiene un enfrentamiento con la realidad. Es la manceba de un militar; la trata como su señora, ya que le paga todos los gastos diarios. Conviene recordar que en el siglo XV el amancebamiento estaba permitido. El amancebamiento, por tanto, no atentaba contra el buen funcionamiento del orden urbano; de hecho, se consideraba que era una solución excelente para que los hombres solteros mantuvieran relaciones sexuales periódicas en su etapa de soltería.

Éstos cumplían diversas funciones: Sus amores con los criados de Calisto contrastan con la relación de Melibea y su amado. Representa el extremo de toda represión. Es la alcahueta de Melibea. Lucrecia es muy parecida a los criados de Calisto, ya que su maldad sobresale en el hedonismo o el interés por la sensualidad; esto lo podemos ver en el momento en que Celestina habla sobre la vida de las prostitutas.

Aunque no se trata de un nuevo estado redaccional propiamente dicho, conviene señalar que Pedro de Castro publicaba en Salamanca en la versión en verso de la Tragicomedia de Juan Sedeño. De hecho, resulta ser una edición muy apreciada por los críticos para corregir algunos errores de transmisión del texto, ya que deriva de una edición de Celestina ubicada en la parte alta del stemma hoy desconocida, pero con muchas buenas lecturas.

De nuevo no se trata de un nuevo estado redaccional propiamente dicho, pero sí de un documento fundamental para la recepción de la Tragicomedia en el siglo XVI. Se trata de un manuscrito de la segunda mitad del siglo XVI, conservado en la Biblioteca Nacional de España con la signatura ms.

Desde muy temprano los moralistas atacaron a Celestina como libro que, lejos de lo que indicaba en el sequitur "Compuesta en reprehensión de los locos enamorados que, vencidos en su desordenado apetito, a sus amigas llaman y dicen ser su dios", antes incitaba y enseñaba a tener amores ilícitos que a rehuirlos. El primero en desaconsejar la lectura de Celestina fue Juan Luis Vives , quien en su libro Instrucción de la mujer cristiana , primera edición en latín la igualaba a los libros de caballerías en su capacidad de corromper las costumbres.

Assi que las leyes y los oficiales reales devrian no solo mirar enlas causas, y pleytos particulares; mas aun en las costumbres publicas, de donde nascen los pleytos y barajas, y que se mandasse con pregon general, y determinadamente se executassen las penas, que nadie ossase imprimir ni tener tales libros.

Los pasajes censurados no se revisaron en las sucesivas ediciones del Index sino que, finalmente, en se tomó la decisión de prohibirla. Este trabajo y, en general, la identificación del Fernando de Rojas histórico con el mencionado en las octavas acrósticas, y de éste con el autor de Celestina , repercutieron muy notablemente sobre la interpretación de la obra ya que, desde entonces, muchas veces se ha utilizado el trasfondo de cristiano nuevo de dicho personaje histórico para explicar distintos aspectos de la obra.

De acuerdo con los paratextos de Celestina , habría existido una comedia inacabada, de paternidad desconocida, de la cual Fernando de Rojas u otro se sirve para dar comienzo a su Comedia de Calisto y Melibea.

Sin embargo, se hace necesario matizar su alcance ya que, a pesar de que los paratextos dan a entender que el texto del primer autor se incorpora sin modificaciones a la nueva redacción, el "Manuscrito de Palacio" demuestra que no fue, ni mucho menos, así, en tanto el texto sufre no pocos cambios desde la versión manuscrita hasta la versión impresa.

En cuanto a la autoría de la ampliación a Tragicomedia de Calisto y Melibea , se atribuye al mismo autor de la Comedia. Por supuesto, los partidarios de esta hipótesis consideran que el autor de la Tragicomedia es el mismo que el de la Comedia.

La hipótesis de la autoría triple tradicional es la que atribuye los "papeles del antiguo autor", la Comedia y la ampliación a Tragicomedia a tres manos diferentes. Para ambos, la Comedia de Calisto y Melibea es fruto de la colaboración de integrantes variados del cuerpo universitario que usan Celestina bien como juguete cómico inspirado en los temas y los géneros universitarios del momento Illades , bien como vehículo de los nuevos géneros y las nuevas ideas que estaban penetrando con fuerza en la universidad Canet.

Estas teorías gozan de distintos grados de aceptación pero, en general, se basan en los mismos argumentos y procedimientos analíticos que las anteriores. La cuestión del género de Celestina es un problema desde sus propios orígenes, tal y como denuncia el propio autor en el prólogo en prosa a la Tragicomedia:.

Otros han litigado sobre el nombre, diciendo que no se había de llamar comedia, pues acababa en tristeza, sino que se llamase tragedia. El primer autor quiso darle denominación del principio, que fue placer, y llamola comedia. Yo, viendo estas discordias, entre estos estremos partí agora por medio la porfía y llamela tragicomedia. Cratino y Menandro y Magnes anciano esta materia supieron apenas pintar en estilo primero de Atenas. Deyermond y Dorothy S.

Asimismo, sacan a relucir algunos procedimientos típicos de la novela en Celestina , sobre todo en lo que afecta al tratamiento del tiempo, del espacio, de la trama y de la psicología de los personajes. Con el tiempo se han ido matizando sus argumentos, en parte debido a los problemas que supone demostrar el conocimiento de la comedia humanística en el momento de composición de Celestina , en parte debido a que la propia obra se aleja en varios momentos de los presupuestos del género, pero existe cierto consenso en que el autor tenía dicha comedia humanística como punto de referencia.

Dicha comedia humanística no estaría sujeta a representación, sino a una lectura en alto dramatizada, tal cual describe el editor Alonso Proaza:. Si amas y quieres a mucha atención leyendo a Calisto mover los oyentes, cumple que sepas hablar entre dientes: Finge, leyendo, mil artes y modos; pregunta y responde por boca de todos.

En consecuencia, Celestina sería una obra agenérica. Es, precisamente, en la década de los noventa del cuatrocientos cuando aparecen las primeras ediciones de la Comedia de Calisto y Melibea. Se desconfía de los conversos cristianos que antes eran judíos o con antepasados de esa religión , que han de ocultar su condición. Fernando de Rojas era un gran lector, como testimonia el inventario de los libros que poseyó los cuales se incluyen en su testamento.

Las fuentes de su magna obra no son populares, sino cultas; sin embargo, no hay que menospreciar, como se suele hacer habitualmente, la experiencia vital del autor como abogado, que posiblemente le puso en contacto con el mundo criminal. Entre las fuentes cultas hay que distinguir primero las obras con las que La Celestina posee solo coincidencias fortuitas Museo , Teócrito o Safo. Un ejemplo de esto es el tema de la imperfección de la mujer, el cual puede venir de Aristóteles , pero que es a su vez un tópico literario medieval tan frecuente como el carpe diem , que aparece también en la obra.

Sí es determinante y fundamental en la obra de Rojas la obra filosófica del humanista Francesco Petrarca , y en concreto el De remediis utriusque Fortunae , que aparece citado 99 veces y que el autor conocía a través del Index o extracto de sus obras.

La división externa de la obra en actos no tiene un verdadero significado estructural. Atendiendo a la acción, sin embargo, se puede decir que se divide en dos partes. La crítica medievalista María Rosa Lida de Malkiel señala la estricta y cuidada motivación de toda la trama en un plano realista, así como la relación causa-efecto de los acontecimientos. Su función es la de desencadenante. Pocos son los hechos que escapan de esta relación causa-efecto para sorprender al lector o a los personajes.

La repetición de motivos trae la simetría que ordena la obra. Todos los símbolos parciales se ordenan hacia el desenlace final. Lo que subyace en la estructura de La Celestina para Humberto López Morales es una novela amatoria de tono caballeresco y simbólico en el primer acto tópico del joven que, persiguiendo un ave encuentra a una bella joven sobre la cual Rojas trabaja una concepción diametralmente opuesta, cambiando hacia un tono de realismo psicológico y un ambiente burgués de tintes muy concretos.

Los temas de la obra —que señalan y marcan los prólogos, en vistas a orientar la interpretación de la obra en su tiempo— los declara el mismo titulillo introductorio:. Compuesta en reprensión de los locos enamorados que, vencidos de su desordenado apetito, a sus amigas llaman y dicen ser su Dios, asimismo hecha en aviso de los engaños de las alcahuetas e malos e lisonjeros sirvientes.

De lo cual se deduce su fin educativo de atacar el loco amor o apetito de lo material amor a la carne, amor al oro y la corrupción que trastorna el orden social humano y divino. Todas las cosas ser criadas a manera de contienda o batalla A esto se reducen los temas principales: El modo de presentar el amor en La Celestina es complejo, ambiguo y a veces contrario a las ideas tradicionales recibidas por los jóvenes.

Esta obra pone en tela de juicio los valores sociales propios de la literatura amorosa tradicional, donde se mantenía una separación de clase social.

En esta tradición a la clase alta se le atribuía el refinamiento y las doctrinas, frente al amor que las capas bajas eran incapaces de experimentar. El tema del amor es tratado de formas distintas: Todo parece indicar que se trata de una concepción estética del amor. Calisto posee una locura real, y sus actuaciones y palabras exhiben un personaje con todas las características de un loco de verdad. Para la vieja, amor y acto sexual son términos intercambiables.

Celestina pasa por alto la doctrina ortodoxa, porque piensa que la idea de las finezas del amor cortés son meros gestos hipócritas, mediante los cuales hombres y mujeres aparentan una sensibilidad por las cosas amorosas. La sexualidad no es cosa privada. Francisco José Herrera señala que, como motor, la codicia y la avaricia sustituye en los personajes de clase baja a la furia amorosa de los de la clase alta.

En lo referente al tema de la magia, hay opiniones contrapuestas en cuanto a su importancia dentro de la obra. Sin embargo, para autores como Petriconi, Maravall o Russel tiene una función importante en el desarrollo, alcanzando la categoría de elemento integral; Celestina cree en la eficacia de sus artes y la pasión de Melibea es producto de los conjuros de Celestina. Asensio y Gilman niegan la existencia del 'tiempo implícito' al decir que el cambio psicológico de Melibea se produce por las malas artes de Celestina.

La intención de Rojas sería alertar contra este mundo, real y activo en su tiempo. E otra é otra vez te conjuro. Ejemplo de las primeras sería la sorgina , de la brujería vasca , y de las segundas Celestina. La obra comienza cuando Calisto ve casualmente a Melibea en el huerto de su casa, donde ha entrado a buscar un halcón que intentaba cazar. Pidiéndole su amor, esta lo rechaza, pero ya es tarde, ha caído violentamente enamorado de Melibea.

Desesperada, Melibea se suicida y la obra termina con el llanto de Pleberio, padre de Melibea, quien lamenta la muerte de su hija. Alisa, madre de Melibea, también muere, se conoce que de la impresión. Hace Rojas un poderoso trazo de sus personajes, que aparecen ante el lector dotados de vida, con profundidad psicológica , son seres humanos con una caracterización interna excepcional, lo que los aleja de los 'tipos' tan usuales en la literatura medieval y del momento.

Lida de Malkiel habla de objetividad; así, distintos personajes juzgan a otro de diferente manera. En cuanto a las contradicciones de conducta se dan porque Rojas ha humanizado a sus personajes.

Pero no se acartonan, sufren cambios en ocasiones. El tema de la codicia ha sido tratado por Francisco José Herrera en un artículo sobre la ganancia en materia celestinesca es decir, en todas las obras del ciclo de La Celestina , incluyendo imitaciones, continuaciones El provecho privado de los personajes de clase baja sustituye en fuerza y presencia al amor en la clase alta.

Así, se constituyen a lo largo de la obra dos grupos de personajes opuestos, los siervos y los señores, y en ambos grupos los personajes se agrupan por parejas: Solamente Celestina y Lucrecia no tienen correspondencia, pero es porque su oposición es vertebral en la historia: Celestina constituye el elemento catalizador de la tragedia, al representar el desenfreno vital, mientras que Lucrecia, criada de Melibea, representa el extremo de toda represión.

En ese sentido, el personaje del bribón Centurio añadido a la segunda versión de la obra resulta un añadido poco funcional, aunque tiene algo que ver en los desórdenes que llaman la atención de Calisto y hacen que se mate. Conoce a fondo la psicología del resto de los personajes, haciendo que incluso los reticentes con sus planes cedan a ellos. Sus móviles son la codicia, el apetito sexual que sacia facilitando e incluso presenciando y amor al poder psicológico.

Representa un elemento subversivo dentro de la sociedad: En cuanto a la magia, ver el apartado de los temas. Se inspira en el personaje de la alcahueta que ya había aparecido en las comedias romanas de Plauto y a lo largo de la Edad Media en obras como el Libro de Buen Amor de Juan Ruiz Arcipreste de Hita el personaje conocido como Urraca la Trotaconventos y en obras latinas e italianas como la Historia duobus amantibus de Enea Silvio Piccolomini o la Elegía de madonna Fiammetta de Giovanni Boccaccio.

Calisto es un joven de la alta sociedad a quien solamente le preocupa satisfacer sus deseos, atropellando a quien sea para conseguirlo. En Calisto no se observan verdaderas crisis, es una persona realmente egoísta.

Encarna el 'loco amor', del que es víctima: No obstante, Lida de Malkiel señala que el casamiento entre cristianos nuevos y viejos siempre fue lícito. No es posible saber la intención del autor o si esta 'ilicitud' se debe a estos motivos, lo que sí es indudable es que los cristianos nuevos no estaban muy bien vistos en esa época y en posteriores.

Otra teoría sería la de Otis H. En todo caso, cabe recordar que el amor ilícito o escondido se encuentra muy arraigado en la lírica popular peninsular.

prostitutas pagina prostitutas celestina

Prostitutas pagina prostitutas celestina -

Los rasgos cultos no se prodigan con la pedantería de épocas anteriores. La hipótesis de la autoría triple tradicional es la que atribuye los "papeles del antiguo prostitutas baratas en madrid prostitutas en coruña, la Comedia y la ampliación a Tragicomedia a tres manos diferentes. Sin embargo, necesariamente hubieron de existir varias ediciones anteriores, no ya solo en consonancia con el éxito editorial que había conocido la Comediasino porque en aparecía en Roma una traducción de la Tragicomedia al italiano que, por supuesto, tiene como modelo una edición desconocida del texto en castellano. E otra é otra vez te conjuro. Esto haría también verosímil la evolución psicológica de Melibea. Todos los símbolos parciales se ordenan hacia el desenlace final. También destaca la simetría de personajes.

A la muerte de Celestina, Elicia tiene un enfrentamiento con la realidad. Es la manceba de un militar; la trata como su señora, ya que le paga todos los gastos diarios. Conviene recordar que en el siglo XV el amancebamiento estaba permitido. El amancebamiento, por tanto, no atentaba contra el buen funcionamiento del orden urbano; de hecho, se consideraba que era una solución excelente para que los hombres solteros mantuvieran relaciones sexuales periódicas en su etapa de soltería.

Éstos cumplían diversas funciones: Sus amores con los criados de Calisto contrastan con la relación de Melibea y su amado. Representa el extremo de toda represión. Es la alcahueta de Melibea. Lucrecia es muy parecida a los criados de Calisto, ya que su maldad sobresale en el hedonismo o el interés por la sensualidad; esto lo podemos ver en el momento en que Celestina habla sobre la vida de las prostitutas.

Cuando Calisto canta con gran sensualidad sus canciones y Melibea tiene relaciones con Calisto, Lucrecia siente envidia hacia su ama. Es por ello que a Celestina no le fue difícil sobornar a Lucrecia con lejias para enrubiar cabellos y los polvos para quitar olores de la boca. Pero a diferencia de los criados, en ella no existe resentimiento alguno ante el trato de sus amos.

Estas teorías gozan de distintos grados de aceptación pero, en general, se basan en los mismos argumentos y procedimientos analíticos que las anteriores. La cuestión del género de Celestina es un problema desde sus propios orígenes, tal y como denuncia el propio autor en el prólogo en prosa a la Tragicomedia:. Otros han litigado sobre el nombre, diciendo que no se había de llamar comedia, pues acababa en tristeza, sino que se llamase tragedia. El primer autor quiso darle denominación del principio, que fue placer, y llamola comedia.

Yo, viendo estas discordias, entre estos estremos partí agora por medio la porfía y llamela tragicomedia. Cratino y Menandro y Magnes anciano esta materia supieron apenas pintar en estilo primero de Atenas.

Deyermond y Dorothy S. Asimismo, sacan a relucir algunos procedimientos típicos de la novela en Celestina , sobre todo en lo que afecta al tratamiento del tiempo, del espacio, de la trama y de la psicología de los personajes. Con el tiempo se han ido matizando sus argumentos, en parte debido a los problemas que supone demostrar el conocimiento de la comedia humanística en el momento de composición de Celestina , en parte debido a que la propia obra se aleja en varios momentos de los presupuestos del género, pero existe cierto consenso en que el autor tenía dicha comedia humanística como punto de referencia.

Dicha comedia humanística no estaría sujeta a representación, sino a una lectura en alto dramatizada, tal cual describe el editor Alonso Proaza:. Si amas y quieres a mucha atención leyendo a Calisto mover los oyentes, cumple que sepas hablar entre dientes: Finge, leyendo, mil artes y modos; pregunta y responde por boca de todos.

En consecuencia, Celestina sería una obra agenérica. Es, precisamente, en la década de los noventa del cuatrocientos cuando aparecen las primeras ediciones de la Comedia de Calisto y Melibea. Se desconfía de los conversos cristianos que antes eran judíos o con antepasados de esa religión , que han de ocultar su condición. Fernando de Rojas era un gran lector, como testimonia el inventario de los libros que poseyó los cuales se incluyen en su testamento.

Las fuentes de su magna obra no son populares, sino cultas; sin embargo, no hay que menospreciar, como se suele hacer habitualmente, la experiencia vital del autor como abogado, que posiblemente le puso en contacto con el mundo criminal. Entre las fuentes cultas hay que distinguir primero las obras con las que La Celestina posee solo coincidencias fortuitas Museo , Teócrito o Safo.

Un ejemplo de esto es el tema de la imperfección de la mujer, el cual puede venir de Aristóteles , pero que es a su vez un tópico literario medieval tan frecuente como el carpe diem , que aparece también en la obra. Sí es determinante y fundamental en la obra de Rojas la obra filosófica del humanista Francesco Petrarca , y en concreto el De remediis utriusque Fortunae , que aparece citado 99 veces y que el autor conocía a través del Index o extracto de sus obras.

La división externa de la obra en actos no tiene un verdadero significado estructural. Atendiendo a la acción, sin embargo, se puede decir que se divide en dos partes. La crítica medievalista María Rosa Lida de Malkiel señala la estricta y cuidada motivación de toda la trama en un plano realista, así como la relación causa-efecto de los acontecimientos. Su función es la de desencadenante. Pocos son los hechos que escapan de esta relación causa-efecto para sorprender al lector o a los personajes.

La repetición de motivos trae la simetría que ordena la obra. Todos los símbolos parciales se ordenan hacia el desenlace final. Lo que subyace en la estructura de La Celestina para Humberto López Morales es una novela amatoria de tono caballeresco y simbólico en el primer acto tópico del joven que, persiguiendo un ave encuentra a una bella joven sobre la cual Rojas trabaja una concepción diametralmente opuesta, cambiando hacia un tono de realismo psicológico y un ambiente burgués de tintes muy concretos.

Los temas de la obra —que señalan y marcan los prólogos, en vistas a orientar la interpretación de la obra en su tiempo— los declara el mismo titulillo introductorio:. Compuesta en reprensión de los locos enamorados que, vencidos de su desordenado apetito, a sus amigas llaman y dicen ser su Dios, asimismo hecha en aviso de los engaños de las alcahuetas e malos e lisonjeros sirvientes. De lo cual se deduce su fin educativo de atacar el loco amor o apetito de lo material amor a la carne, amor al oro y la corrupción que trastorna el orden social humano y divino.

Todas las cosas ser criadas a manera de contienda o batalla A esto se reducen los temas principales: El modo de presentar el amor en La Celestina es complejo, ambiguo y a veces contrario a las ideas tradicionales recibidas por los jóvenes. Esta obra pone en tela de juicio los valores sociales propios de la literatura amorosa tradicional, donde se mantenía una separación de clase social. En esta tradición a la clase alta se le atribuía el refinamiento y las doctrinas, frente al amor que las capas bajas eran incapaces de experimentar.

El tema del amor es tratado de formas distintas: Todo parece indicar que se trata de una concepción estética del amor. Calisto posee una locura real, y sus actuaciones y palabras exhiben un personaje con todas las características de un loco de verdad. Para la vieja, amor y acto sexual son términos intercambiables. Celestina pasa por alto la doctrina ortodoxa, porque piensa que la idea de las finezas del amor cortés son meros gestos hipócritas, mediante los cuales hombres y mujeres aparentan una sensibilidad por las cosas amorosas.

La sexualidad no es cosa privada. Francisco José Herrera señala que, como motor, la codicia y la avaricia sustituye en los personajes de clase baja a la furia amorosa de los de la clase alta. En lo referente al tema de la magia, hay opiniones contrapuestas en cuanto a su importancia dentro de la obra. Sin embargo, para autores como Petriconi, Maravall o Russel tiene una función importante en el desarrollo, alcanzando la categoría de elemento integral; Celestina cree en la eficacia de sus artes y la pasión de Melibea es producto de los conjuros de Celestina.

Asensio y Gilman niegan la existencia del 'tiempo implícito' al decir que el cambio psicológico de Melibea se produce por las malas artes de Celestina. La intención de Rojas sería alertar contra este mundo, real y activo en su tiempo.

E otra é otra vez te conjuro. Ejemplo de las primeras sería la sorgina , de la brujería vasca , y de las segundas Celestina. La obra comienza cuando Calisto ve casualmente a Melibea en el huerto de su casa, donde ha entrado a buscar un halcón que intentaba cazar. Pidiéndole su amor, esta lo rechaza, pero ya es tarde, ha caído violentamente enamorado de Melibea. Desesperada, Melibea se suicida y la obra termina con el llanto de Pleberio, padre de Melibea, quien lamenta la muerte de su hija.

Alisa, madre de Melibea, también muere, se conoce que de la impresión. Hace Rojas un poderoso trazo de sus personajes, que aparecen ante el lector dotados de vida, con profundidad psicológica , son seres humanos con una caracterización interna excepcional, lo que los aleja de los 'tipos' tan usuales en la literatura medieval y del momento.

Lida de Malkiel habla de objetividad; así, distintos personajes juzgan a otro de diferente manera. En cuanto a las contradicciones de conducta se dan porque Rojas ha humanizado a sus personajes.

Pero no se acartonan, sufren cambios en ocasiones. El tema de la codicia ha sido tratado por Francisco José Herrera en un artículo sobre la ganancia en materia celestinesca es decir, en todas las obras del ciclo de La Celestina , incluyendo imitaciones, continuaciones El provecho privado de los personajes de clase baja sustituye en fuerza y presencia al amor en la clase alta.

Así, se constituyen a lo largo de la obra dos grupos de personajes opuestos, los siervos y los señores, y en ambos grupos los personajes se agrupan por parejas: Solamente Celestina y Lucrecia no tienen correspondencia, pero es porque su oposición es vertebral en la historia: Celestina constituye el elemento catalizador de la tragedia, al representar el desenfreno vital, mientras que Lucrecia, criada de Melibea, representa el extremo de toda represión. En ese sentido, el personaje del bribón Centurio añadido a la segunda versión de la obra resulta un añadido poco funcional, aunque tiene algo que ver en los desórdenes que llaman la atención de Calisto y hacen que se mate.

Conoce a fondo la psicología del resto de los personajes, haciendo que incluso los reticentes con sus planes cedan a ellos. Sus móviles son la codicia, el apetito sexual que sacia facilitando e incluso presenciando y amor al poder psicológico. Representa un elemento subversivo dentro de la sociedad: En cuanto a la magia, ver el apartado de los temas. Se inspira en el personaje de la alcahueta que ya había aparecido en las comedias romanas de Plauto y a lo largo de la Edad Media en obras como el Libro de Buen Amor de Juan Ruiz Arcipreste de Hita el personaje conocido como Urraca la Trotaconventos y en obras latinas e italianas como la Historia duobus amantibus de Enea Silvio Piccolomini o la Elegía de madonna Fiammetta de Giovanni Boccaccio.

Calisto es un joven de la alta sociedad a quien solamente le preocupa satisfacer sus deseos, atropellando a quien sea para conseguirlo. En Calisto no se observan verdaderas crisis, es una persona realmente egoísta. Encarna el 'loco amor', del que es víctima: No obstante, Lida de Malkiel señala que el casamiento entre cristianos nuevos y viejos siempre fue lícito. No es posible saber la intención del autor o si esta 'ilicitud' se debe a estos motivos, lo que sí es indudable es que los cristianos nuevos no estaban muy bien vistos en esa época y en posteriores.

Otra teoría sería la de Otis H. En todo caso, cabe recordar que el amor ilícito o escondido se encuentra muy arraigado en la lírica popular peninsular. Enamorado absorbido por su pasión para satisfacerla. Sus criados ridiculizan la afectación de su lenguaje. En la obra se intenta hacerla víctima de una pasión cegadora inculcada por el hechizo de Celestina.

Lo que ella cuida es su externo concepto del honor: Cuando Calisto canta sensuales canciones a Melibea, Lucrecia siente envidia hacia su ama y es por ello por lo que a Celestina no le cuesta nada sobornarla con productos para aclarar el pelo y para quitar el mal aliento. Al ser hijo de Claudina, maestra y antaño compañera de Celestina, intenta advertir a su señor de los peligros que le pueden venir; pero es humillado por éste.

Su lealtad termina de derrumbarse al ser seducido por una de las pupilas de Celestina, que ha de sufragar con unos medios de los que carece, de forma que se ve obligado a participar en la corrupción de su señor al mismo tiempo que se corrompe él mismo. Tiene cierto paralelismo con Melibea, quien también se niega en principio a seguir la corriente corruptora. Sempronio hace tiempo ya que ha perdido cualquier ideal sobre los amos a los que sirve y solamente pretende aprovecharse de ellos con egoísmo y codicia.

Mantiene una relación con una de las prostitutas de Celestina, que a su vez le engaña, y es el dueño de la idea de aprovecharse de Calisto para poder mantener su pasión a costa de la de su señor, en él se ve la ruptura de los lazos feudales amo-siervo. Una tiene clientela fija y casa, la otra, menos experimentada, todavía no. Elicia solo busca el placer con despreocupación de lo que pasa a su alrededor y de lo que no sea placentero; no le preocupa ni su pasado ni su futuro.

Solo la muerte de Celestina la hace volver a la realidad. Alisa es la madre de Melibea y no mantiene una verdadera relación con su hija; se limita a especular sobre su matrimonio sin haberle consultado apenas. Hay dos órdenes de tiempo como se ha comentado: